top of page

España (también) es de derechas

Actualizado: 30 may 2023


La derecha ha ganado las elecciones municipales y autonómicas de 2023.

Como en toda Europa, donde en los últimos meses la derecha ha ganado en Italia, Finlandia, Grecia y ahora en España.

Los europeos votamos a la derecha porque somos conservadores; y somos conservadores porque hemos envejecido (demografía), tenemos bienestar y consumo (economía), un estado que nos protege de todo mal (política), y somos una panda de hedonistas (cultura).

Todo esto está en:


Además somos una sociedad individualista y la derecha es individualista mientras la izquierda (o lo que queda de ella) es colectiva. Los impuestos por ejemplo: la derecha quiere bajarlos/eliminarlos y la izquierda querría mantenerlos.



En el caso de España hay otros tres factores a considerar:

El primero es estructural y los otros dos son coyunturales.


1.- La fragilidad de la sociedad española.

España quizá no sea un estado fallido pero sí que es una sociedad fallida (y mal construida): históricamente y estructuralmente es una sociedad frágil, y la fragilidad necesita un tipo de seguridades que sólo puede proporcionar la derecha.


Población:

Llegamos tarde a la transición demográfica, y por tanto ahora vamos con prisas y urgencias porque no hemos tenido tiempo para sedimentar los cambios demográficos: de repente nos hemos visto lidiando con los cortes generacionales (hemos envejecido rápidamente y los sobreprotegidos jóvenes son individualistas, hedonistas y por tanto conservadores) , y también lidiamos con los conflictos de género.


Economía:

No hicimos la revolución burguesa a tiempo y por tanto no tenemos ninguna burguesía nacional que liderara la transición del modo de producción feudal al modo de producción capitalista y que articulara racionalmente el espacio de un mercado propio con un estado adecuado (la construcción territorial de España es una catástrofe).

Todo ello nos ha llevado a tener una economía descompensada, improductiva, y dependiente (del turismo: los españoles nos hemos acostumbrado a ser los criados de los turistas), con unas élites extractivas y por tanto corruptas.

Por otra parte, nuestra economía sufre y sufrirá la opción atlantista y de sumisión a EE.UU.; en consecuencia, la energía va cara y la inflación se dispara (y deberemos dedicar un 2% del PIB a comprar armas).


Política:

Los poderes dominantes (no nos atrevemos a decir “clases dominantes” porque no había burguesía: terratenientes, iglesia, ejército, etc) dieron un golpe de estado que desembocó en una guerra civil que comportó 40 años de aniquilación de toda moral cívica y política, de cualquier tipo de responsabilidad colectiva, y de profunda desconfianza –y malevolencia– hacia la política.

Terreno abonado, pues, para la derecha.


Cultura:

De acuerdo con la fragilidad demográfica, económica y política, la fragilidad cultural: la cultura española, nuestro estilo de vida, es pura fachada.

Ya lo dice la sabiduría popular: “Dime de lo que alardeas y de diré de lo que careces”. La cultura española “alardea” y apela constantemente al orgullo, al honor ya la grandeza (“zoy español, casi ná”, “el país más rico del mundo”, etc), por tanto, es que no hay ni orgullo ni honor ni grandeza (somos los criados de los guiris).

Por otro lado, los cambios culturales son de digestión lenta, y como hay prisa queremos acelerarlos haciendo que nuestra cultura sea anómica (para conseguir los objetivos que se marcan las élites culturales, nos saltamos la lógica y los medios y el tempo necesarios)


Volviendo a la política:

España siempre ha sido de derechas. Desde el "vivan las cadenas" del absolutismo del siglo XIX, a los cuarenta años de derecha "nacionalfranquista", y los gobiernos de la transición: Felipe González, Aznar, Rajoy (con la excepción de los años de Adolfo Suárez). La izquierda sólo ha ganado en coyunturas excepcionales (Zapatero por la pésima gestión que la derecha hizo de los atentados de Atocha, y Sánchez por la moción de censura en un momento de descomposición de la derecha).



2.- la coyuntura: Catalunya i Euskadi: el proceso y eta

Catalunya i Euskadi le han dado un espléndido argumento a la derecha: puesto que España es una sociedad frágil, "los que quieren romper España" son el demonio con cuernos, rabo y olor a azufre; y quien pacta con el demonio -la izquierda- merece la condenación eterna.

La derecha ha explotado perfectamente este miedo de la fragilidad española a la ruptura (perfectamente para sus intereses electorales, claro!): tanto el "procés" como eta (el recuerdo parcial e interesado de eta) han hundido a la izquierda.


El caso vasco es de manual: eta ha sido desde siempre la gran movilizadora electoral de la derecha, contando con la inestimable ayuda del formidable lobby que son sus víctimas. Y la derecha la ha utilizado sin ningún reparo ni vergüenza. Hasta en estas elecciones, con eta desaparecida desde hace tiempo, ha funcionado el slogan "que te vote Txapote".

En el caso catalàn, la expresión “a por ellos” ilustra este temor a la ruptura (y a la pérdida del 20% del PIB..... y también a la pérdida de un gran chivo expiatorio: ¿a quién culparían de todo si los catalanes no estuvieran?)

Y los independentistas catalanes o no lo hemos sabido ver (ingenuidad enorme: como no tenemos estado no sabemos de lo que es capaz un estado) o lo hemos querido aprovechar en nuestro beneficio (“cuanto peor mejor”: cuanta más represión contra Catalunya más conciencia de pueblo oprimido y mayor capacidad de lucha)


3.- la coyuntura: el género

Acabamos de decir textualmente que “tenemos prisa y queremos acelerar los cambios culturales haciendo que nuestra cultura sea anómica”.

El conflicto en torno al género se ha traducido en un slogan de gran repercusión electoral que la derecha ha utilizado: "la ideología de género"

En un escrito anterior decíamos:

el imperio que los hombres habían edificado desde tiempo inmemorial se tambalea. Y nada más peligroso que un imperio en crisis. Y cuanto mayor y más antiguo es el imperio mayor riesgo de violencia final. Por tanto, pensar que con unos cuantos cambios legislativos la violencia contra las mujeres desaparecerá es de una ingenuidad extraordinaria . El riesgo se intensifica o se reduce con las estrategias femeninas, que se pueden resumir en las dos grandes estrategias de cualquier movimiento social: reforma o revolución.

Revolución: Por lo que sabemos de la historia de los movimientos sociales, al principio se une mucha gente con diferentes niveles de compromiso y participación, y las diversas contradicciones del proceso van haciendo que la dirección del movimiento vaya quedando en manos de los sectores más dinámicos (los más combativos y/o iluminados) que imprimen un ritmo acelerado de confrontación y conflicto con dos resultados:

· No toda la gente puede seguir el ritmo, de manera que las líderes se pueden ir alejando de las bases (o de la mayoría dela bases).

· El adversario se encabrona (y puede aumentar la respuesta violenta del poder en crisis),

Y a partir de ahí pueden darse dos escenarios: triunfo de la revolución o thermidor (derrota de la revolución -victoria de vox, por ejemplo-).


Probablemente el liderazgo político del ministerio de igualdad durante esta legislatura ha ido demasiado deprisa, alejándose de sus bases y provocando el encabronamiento de gran parte de la sociedad. Y la derecha ha aprovechado la disociación entre ese liderazgo acelerado y la lenta (y atemorizada y no siempre aceptada) digestión social de este importante cambio social):

y la derecha, ha ganado.



En síntesis, España también vota a la derecha

· porque los españoles también somos conservadores,

· y porque la fallida construcción de España no puede tolerar que Catalunya y Euskadi molesten,

· Y porque todavía somos muy hetero-lo-que-sea y no queremos ni oír hablar del género.


Y el 23 de julio la derecha volverá a ganar las elecciones

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Los agricultores son los palestinos de Europa

Desaparición, eliminación, exterminio, holocausto. Exactamente esto es lo que le espera al campo europeo. Exactamente como a los palestinos. Exactamente un futuro negro y sin vuelta de hoja. Y esto es

Els pagesos són els palestins d’Europa

Desaparició, eliminació, extermini, holocaust. Exactament això és que li espera a la pagesia europea. Exactament com als palestins. Exactament un futur negre i no hi ha volta de full. I això és així p

bottom of page